☰ Menú

Mensaje del Presidente

Estimados accionistas,

Tengo el agrado de presentar a ustedes la Memoria y los estados financieros de nuestra sociedad correspondientes al último ejercicio anual.

En la evolución cíclica que normalmente presentan los negocios, 2017 ha sido para Campos Chilenos un año ubicado en la parte baja de la curva. Nuestra sociedad, casi enteramente dependiente de Empresas Iansa en sus resultados, finalizó el ejercicio con una pérdida de 3,6 millones de dólares, monto muy superior a la pérdida de 392 mil dólares observada el año previo. La cifra da cuenta del abultado resultado negativo que registró nuestra filial, el que alcanzó a 7,3 millones de dólares, en contraste con un resultado positivo de 55 mil dólares en 2016.

Una mirada más detallada al origen de estos números, sin embargo, permite advertir que el panorama no es tan adverso como podría parecer.

Los ingresos por ventas de Empresas Iansa totalizaron 472 millones de dólares, prácticamente iguales al año anterior. El resultado operacional de la compañía fue una utilidad de 5,2 millones de dólares, con una mejoría de 58% sobre 2016, en tanto en el ámbito no operacional el resultado fue una pérdida de 4,5 millones de dólares. A esto se agregó otro factor, que fue el que llevó el resultado anual de la compañía a la zona roja: el aumento del cargo por impuestos durante el ejercicio 2017, que ascendió a US$ 8,1 millones, en comparación con un monto de US$ 0,8 millones el año anterior. Dicho cargo obedeció a las pérdidas tributarias generadas después de que la compañía desistiera de los reclamos que había interpuesto con motivo de las impugnaciones hechas en años anteriores por el SII.

En consecuencia, fue principalmente este factor extraordinario, de carácter contable, el que impulsó el resultado anual de la filial hacia una cifra negativa, no obstante haber culminado el ejercicio con un desempeño operacional positivo. En este último ámbito, la mayor contribución correspondió a la Unidad de Negocios Alimentos o Iansa Foods, que reúne las ventas retail de azúcar, de endulzantes no calóricos y de alimentos para mascotas, que anotó una utilidad operacional de 14,7 millones de dólares. En segundo lugar estuvo la unidad denominada Ingredientes Alimenticios o Iansa Ingredientes, en la que están incluidas las ventas de azúcar a clientes industriales y la comercialización de jugos, verduras y pasta de tomates, que logró un resultado operacional de 7,3 millones de dólares. La unidad Agroindustrial, en tanto, -encargada del negocio agrícola de la remolacha, la operación de las plantas azucareras y el negocio de nutrición animal- registró una pérdida operacional de 6,7 millones de dólares, logrando reducir a casi la mitad el resultado negativo del año anterior.

El contexto en que se desenvolvieron los negocios de la compañía no estuvo exento de dificultades. Una de las más complejas fue el descenso del precio internacional del azúcar. Demostrando lo efímero de su recuperación en 2016, al cierre de 2017 la cotización del azúcar refinada en la Bolsa de Londres, Contrato Nº5, había caído a US$ 395/tm, retrocediendo a un nivel inferior incluso al observado a fines de 2015.

Nuestra filial, desde luego, no desconoce que los grandes vaivenes de precios son parte de la naturaleza del mercado internacional de este commodity, del mismo modo que resulta indesmentible que, al igual como viene ocurriendo en países desarrollados, el consumo de azúcar en el mercado interno chileno se ha venido contrayendo de manera gradual pero sostenida, dejando en evidencia un cambio en los hábitos alimentarios de la población.

Precisamente porque está consciente de estos desafíos y de los constantes cambios que ocurren en su entorno, Empresas Iansa no ha permanecido pasiva, sino que ya desde 2016 venía trabajando en un plan quinquenal que culmina en 2022. En lo medular, este nuevo diseño redefinió la visión de la compañía, proyectándola en un horizonte de cinco años plazo con la meta de ser la empresa de alimentos líder en todas las categorías y mercados en los que participa. En otras palabras, el propósito que se ha trazado Empresas Iansa es transitar desde una estructura centrada en el azúcar a una compañía de agronegocios dedicada a la provisión de alimentos naturales de calidad, teniendo como pilares la eficiencia y la innovación.

La puesta en marcha de este proyecto se inició en la segunda mitad de 2017, y tuvo como primera expresión el reordenamiento de las actividades de la empresa en nuevas unidades de negocio, mencionadas anteriormente, con el propósito de favorecer su independencia y potenciar su propuesta de valor, de manera alcanzar un crecimiento sostenible en el mediano plazo.

Entre los hitos del año, debemos mencionar también algunos que nos resultan particularmente gratos, ya que dan cuenta de la solidez y prestigio de nuestra filial, Empresas Iansa. Las siembras de remolacha, en las que agricultores y técnicos de la empresa han venido año a año superándose a sí mismos, volvieron a anotar un récord de rendimiento, llegando a las 114 toneladas limpias por hectárea base 16% azúcar. Gran resultado, que reafirma el liderazgo mundial de Chile en este rubro. En Molina, VI Región, se terminó de construir la planta de procesamiento de tomates y frutas. Una inversión de US$ 25 millones, orientada a expandir la presencia de Iansa en los negocios de derivados de frutas y verduras. Más al sur, la planta de Chillán –principal instalación industrial de Iansa–, ingresó al Sistema de Evaluación Ambiental, con miras a mejorar su eficiencia energética y, en una segunda fase, disminuir la emisión de residuos industriales, en línea con su sentido de pertenencia a la comunidad y su voluntad de contribuir al progreso de la zona. Por último, un estudio de la prestigiada firma GFK Adimark estableció que Iansa es la 4ª marca más valorada por los chilenos. Ello representa, a la vez, un tremendo logro y una gran responsabilidad, de cuidar y seguir potenciando nuestro buen nombre. Tarea de un equipo multifacético y pujante, en el que Iansa y Campos Chilenos participan a la par, y al que expresamos, una vez más, nuestra confianza y reconocimiento.

Joaquín Noguera Wilson
Presidente